domingo, 2 de octubre de 2016

RESEÑA: La máquina del tiempo - H.G. Wells

Para el final hemos dejado a uno de nuestros escritores favoritos, H.G. Wells, escritor victoriano del s.XIX, padre del género Steampunk, y uno de los mejores escritores de ciencia ficción que ha habido en la historia.

De todas sus novelas, os queremos destacar "La máquina del tiempo", un clásico universal cuya historia merece estar destacada para siempre en nuestro callejón de las historias.

Os recomendamos mucho su lectura, o ver la película de los años sesenta, o la actual... lo que sea, pero tenéis que conocer esta historia!!



LA MÁQUINA DEL TIEMPO, de H. G. WELLS
ALIANZA EDITORIAL
Nº de páginas: 144 págs.
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Lengua: ESPAÑOL
ISBN: 9788420640778

SINOPSIS

Obra que se halla en los inicios de la novela de ciencia-ficción, La máquina del tiempo (1895) sigue conservando el mismo poder de fascinación y vigor narrativo que le valieron el éxito inmediato en el momento de su publicación. Afortunada síntesis de los conocimientos científicos del autor, del maquinismo que hacía furor en la época y de la visión escéptica de H.G. Wells (1866-1946) respecto al rumbo tomado por la sociedad que le tocó vivir, el relato un clásico­ describe un futuro inquietante en el que dos razas semibestiales, los eloi y los morlock, comparten en una peculiar simbiosis un planeta extraño y desolado sobre el que se han cernido catástrofes y transformaciones, pero en el que brilla aún, como tenue esperanza, un hálito de humanidad.

CRÍTICA

Estamos ante uno de los maestros fundadores del género Steampunk, H.G. Wells, creador de una las mejores novelas que ha dado la ciencia ficción, "La máquina del tiempo".

En "La máquina del tiempo", Wells nos lleva a conocer a un hombre, el viajero del tiempo, un científico residente en el Londres del s.XIX que ha conseguido crear una máquina muy especial, una máquina que permite viajar en el tiempo. De esta manera, el viajero del tiempo conseguirá llegar al año 802.701, donde encontrará un futuro postapocalíptico en el que la Tierra se encuentra dominada por dos razas, los eloi y los morlock, que parecen tener una extraña simbiosis o acuerdo que les ha permitido convivir en el mismo territorio...

Así, a simple vista, parece que nos encontramos con una novela de ciencia ficción clásica, donde la moral y educación de una época, en este caso, la mentalidad victoriana, choca de lleno con un futuro devastador donde parece haberse perdido la humanidad... pero estamos hablando de H.G. Wells y si por algo se caracterizó este autor, fue por sus constantes alegorías e imaginación sobre el posible final de la sociedad si continuaba apostando por la revolución industrial y la búsqueda de la perfección...

En "La máquina del tiempo" viajamos a principios del s. XIX, al misterioso Londres victoriano, a una extraña sala, la sala de reuniones del viajero, donde guarda su tesoro: la máquina del tiempo, que le va a permitir viajar hacia el futuro para poder ver hacia donde irá la sociedad. Así, nuestro protagonista da una conferencia para explicar el milagro de su invento ante una audiencia desconfiada que no termina de creer en su logro... deciden entonces hacer una exhibición de la máquina y termina desapareciendo ante todos ellos dejando sin habla a los presentes... Al poco rato, nuestro viajero del tiempo vuelve sucio, cojo y con la ropa destrozada, informando de lo que ha visto en el futuro... pero no le creen, por lo que decide volver de nuevo para traer una prueba que verifique todo lo que ha contado... es en ese momento, cuando el viajero del tiempo mantiene una lucha contra su propia conciencia, ¿qué hacer si lo que ha visto no le gusta?, ¿podría cambiar el futuro cuando volviera del pasado?, ¿sería aceptable prevenir a la gente para evitar que la sociedad escoja el camino equivocado?... preguntas cargadas de moralidad, donde Wells quiso aleccionarnos sobre el peligro de usar la ciencia en beneficio propio o de unos pocos, y sobre la posibilidad de poder cambiar un hecho futuro en el pasado para evitar que así suceda, porque a lo mejor, lo que llegue debido a ese cambio, pueda resultar más devastador que lo que se ha visto... durante toda la obra, y en general durante todas las novelas de Wells, el escritor muestra sin tapujos su rechazo al uso de la ciencia para la ambición, para que un país se imponga a otro, o para beneficio propio. "La máquina del tiempo" no iba a ser una excepción y la crítica a la doble moralidad está presente.

Pero seamos sinceros, "La máquina del tiempo" es mucho más, es una gran novela de ciencia ficción, escrita en una época en la que, practicamente, no existía esa denominación del género, y una novela que ha sentado las bases de muchas que han llegado después. Los viajes en el tiempo, el pensar cómo será nuestra sociedad dentro de mil, dos mil, o veinte mil años ha sido siempre la base principal y clásica de la novela de ciencia ficción, y Wells, junto con Julio Verne, ha sido uno de los pilares fundamentales. Es por ello que hay que alabar su imaginación cuando, a través de su novela, nos lleva a un futuro muy lejano donde nuestro planeta parece estar poblado por dos razas muy diferentes entre sí: los elois y los morlocks.

Los elois parecen ser humanos, nuestros más lejanos descendientes, casi la perfección de nuestra raza. Altos, atléticos, frágiles, de cara sonrosada, dotados de una forma de ser apacible, tranquila y serena... actúan como niños, siendo todo un constante juego o remanso de paz, sin violencia, sin preocupaciones, sin mostrar excesivo interés por nada en concreto... pero le tienen miedo a la oscuridad.

Frente a ellos, Wells nos presenta a los morlocks, la antítesis de los elois. Cuerpos blanquecinos, ojos que ven mucho mejor en la oscuridad, repugnantes, nocturnos, muy trabajadores pero agresivos... y carnívoros...

En una primera visión rápida, los eloi parecen ser los representantes de una sociedad perfecta: sin dolor, sin penas, sin necesidad de trabajar, sin violencia... una sociedad que parece vivir en un eterno Edén en el que todo se consigue sin esfuerzo alguno, donde la libertad de pensamiento y sexualidad es un hecho... una sociedad utópica, el sueño de toda nación... pero junto a ellos están los morlocks: trabajadores, desconfiados y que alimentan y mantienen a los eloi sin recibir, parece, nada a cambio... o no... pueden que reciban algo mucho más impactante de lo que podamos imaginar.

H.G.Wells nos muestra en esta división de la posible sociedad del futuro un guiño al capitalismo: capitalistas los eloi, que viven beneficiándose del trabajo de la clase inferior, sin molestarse en saber el sacrificio o esfuerzo que han desarrollado esos trabajadores para que ellos vivan en su constante felicidad. Y ahí se encuentran los morlocks, trabajadores que sirven de maquinaría para ese capitalismo... pero la crítica es evidente, la búsqueda de una clase social perfecta, como la de los eloi, puede llevar a un ser humano en exceso frágil, sin voluntad propia, sin capacidad ni inteligencia para desarrollar ideas... puede llevar a un ser humano inhumano, que no sienta ni padezca cuando el que está al lado sufra algún percance o necesite de ayuda en algún momento determinado. Una sociedad perfecta en lo visual, y vacía por completo en su realidad, una realidad mucho más cruel de lo que pueda parecer al tener a los morlocks a su alrededor... y es que a lo mejor, al final, los morlocks resultan ser la clase social superior en realidad, y la clase trabajadora, el proletariado, puede terminar devorando a la clase superiora... 

En definitiva, podríamos estar horas y horas hablando de esta novela, una obra maestra de la ciencia ficción, narrada con el estilo detallista, abierto y claro, de uno de los mejores escritores de ciencia ficción que ha habido, H.G. Wells, un hombre victoriano con una mentalidad del futuro que ha dejado para la posteridad, posiblemente, las mejores obras de ciencia ficción que existen...

Un clásico que hay que leer...

RESEÑA REALIZADA POR SKADHI