domingo, 6 de noviembre de 2016

La semana especial de... Camilla Läckberg

¡Buenos días!

Os pedimos perdón por haber estado un poco ausentes durante estos días en el Callejón, pero hemos tenido algún que otro problemilla informático que nos ha impedido poder esperaros en el Callejón para contaros más historias.

Eso quiere decir que hoy pondremos el turbo para recuperar el tiempo perdido y poder contaros todas las historias que teníamos preparadas.

Esta semana teníamos pensado comenzar una nueva sección dentro de nuestro Callejón. Se trata de la semana especial dedicada a un escritor, en la que os contaremos nuestra opinión sobre las historias que esconden las novelas del escritor escogido.

Esta semana comenzamos nuestro especial con una de las reinas del suspense, la sueca Camilla Läckberg. Es una de nuestras escritoras favoritas del género, una Agatha Christie moderna que nos cuenta unas historias de suspense que nos tienen intrigados hasta el final.

Desde el año 2008, Camilla Läckberg se ha convertido en una de las autoras con más venta y renombre dentro del panorama literario español. Camilla Läckberg nació en 1974, en Fjällbacka, pequeña ciudad de la costa occidental sueca, lugar donde tienen lugar la mayoría de los casos de sus libros.

La temática de sus libros se basa siempre en la aparición de un cadáver, y la posterior investigación del mismo, haciendo salir a la luz los secretos más ocultos y miserias de sus personajes principales, la mayoría habitantes de Fjällbacka, remontándose a veces al pasado para encontrar los orígenes y las causas de los crímenes.

Esta forma de presentar la trama del libro es muy atrayente, porque lleva al lector a jugar con las pistas que va presentando poco a poco, ya sea en el tiempo presente o pasado, para que se comience a elaborar teorías sobre el posible culpable. Y sobre todo, merece la pena destacar la manera en que, en cada libro, nos presenta una crítica sibilina y muy bien elaborada sobre algún componente de nuestra sociedad. En "La princesa de hielo" era la hipocresía social, en "Gritos del pasado" la intolerancia religiosa en el ámbito familiar, en "Las hijas del frío" el egoísmo y las falsas apariencias llevadas al extremo, en "Crimen en directo" la obsesión por la fama, o en "Las huellas imborrables" los celos y la intolerancia... una manera muy inteligente de presentarnos los defectos que padece la sociedad nórdica, considerada idílica por muchos, y que varios autores de esos países nos desmitifican en cada novela.

Si alguien quiere saber más sobre la escritora, pueden visitar las siguientes páginas: