domingo, 4 de diciembre de 2016

RESEÑA: Cielo rojo - David Lozano

¡Buenos días!

Ya estamos en el Callejón de las Historias para encaminar este último mes del año, en el que os acompañaremos con las historias que más nos han gustado y os aconsejaremos qué historias serían perfectas para regalar o guardar en nuestras estanterías.

Comenzamos hoy nuestra andadura con la literatura juvenil, y más en concreto, con uno de los escritores con más renombre dentro del género, David Lozano. Hoy os hablaremos de "Cielo rojo", una historia que presenta una gama de diferentes géneros muy bien entrelazados, que tiene al lector completamente enganchado hasta un final más que interesante...



CIELO ROJO, de DAVID LOZANO
EDITORIAL SM
Fecha de publicación: 03/11/2011
ISBN: 9788467550931
Páginas: 480.

SINOPSIS

Un estudiante de periodismo en busca de una historia que contar. Un festival de música en recuerdo de las víctimas de Chernóbil. Un bosque como escenario de un rastro de muertes. 2004. El Club del Trueno se reúne por última vez. Nikolai y Ekaterina se marchan de Ucrania con sus padres. Dimitri, sin embargo, se queda en el país. Antes de despedirse, se reparten una matrioska con la promesa de volver a juntarla antes de diez años o, de lo contrario, una maldición caerá sobre ellos.

CRÍTICA

La literatura juvenil es un género que, aunque haya gente que no lo crea, tiene en su haber libros de una alta calidad literaria, que no desmerecen en ningún momento respecto a los "pesos pesados" de la narrativa adulta.

Uno de esos casos es David Lozano, uno de los autores aragoneses que arrastran a multitud de seguidores con sus libros juveniles. Hace tiempo dejó el pabellón muy alto con la trilogía de "La puerta oscura", donde mezclaba, suspense, acción, un poco de miedo y una historia de amor, haciendo las delicias de muchos lectores que quedaron enganchados a la historia.

Ahora nos presenta "Cielo rojo", donde nos invita a viajar a Ucrania, a esa vieja república soviética, que se ha convertido en país independiente, y donde las nuevas generaciones miran al futuro con un optimismo que se escapa a las generaciones anteriores, amarradas a un pasado duro y triste. En esta historia, David conjuga de nuevo varios elementos: suspense, acción, thriller, amor, aventuras y un toque de ciencia ficción... todo ello bien elaborado y muy bien hilado que permite una lectura muy rápida del libro. 

En "Cielo rojo" conoceremos a tres amigos, Ekaterina, Dimitri y Nikolai, chicos adolescentes, que sellan un pacto de amistad para toda la vida a través de una matriouska, repartiéndose una parte cada uno con la condición de volver a verse antes de diez años. ¿Por qué? Porque tanto Nikolai como Ekaterina se marchan de Ucrania a vivir a otros países, y Dimitri se queda en Ucrania, y ninguno de ellos quieren que el peso de la distancia, haga romper una amistad muy sólida e irrepetible.

Pero la mala suerte se ceba con ellos... un día después, sólo un día después de la marcha de Nikolai y Ekaterina, una catástrofe sacude a su pueblo y Dimitri fallece... un incendio brutal, termina arrasando toda la localidad y no deja ningún superviviente.

Ese suceso deja marcados a Ekaterina y Nikolai, quienes, unos años después, han rehecho sus vidas en Estados Unidos y España respectivamente. Pero siempre con el recuerdo y el dolor de lo sucedido a Dimitri. Pero Nikolai considera que ha llegado el momento de volver a Ucrania, y, desde su labor de estudiante de periodismo, desea realizar un reportaje sobre el incendio de Itanich para rendir una especie de homenaje a su amigo Dimitri. Lo que no se esperaba, era encontrarse con Ekaterina allí y con una leyenda que acecha a su antigua ciudad, el Chudovishche...

A partir de aquí, no vamos a contar nada más de la historia porque el libro merece ser leído... El autor nos narra con dos voces la historia, la voz de Nikolai, y la voz de un tercer personaje del que, hasta más de la mitad del libro, no sabremos quién es, aunque nos lo imaginemos. Cuando quien narra es Nikolai, la historia es más relajada, cargada a momentos de melancolía por el recuerdo, e interviniendo el resto de personajes del libro, donde entonces el autor decide mezclar acción, con suspense, amor e investigación. Pero cuando narra la otra voz, la desconocida, esa especie de diario, es cuando David Lozano nos introduce en el misterio, en el olor a muerte, en querer saber quién es, por qué cuenta lo que cuenta y qué es lo que le está ocurriendo de verdad... nos ha gustado mucho esa doble vertiente narrativa porque genera giros en la historia que te mantienen enganchado a la trama hasta el final.

Con la llegada de Nikolai a Ucrania, siete años después del terrible suceso, el escritor nos lleva a ver el país a través de los ojos de quien siendo de allí, ha perdido parte de sus raíces, o, como nosotros creemos, comienza a ver la realidad de un país que durante años ha estado bajo el yugo soviético. Con Nikolai, conoceremos a otros personajes que nos mostrarán la corrupción en diferentes estamentos del poder ucraniano, el secretismo en cuanto a ciertas actividades que han perjudicado al propio pueblo, y el veto, bajo el coste de la propia vida, para quien decida sacar la verdad a la luz, ocultada bajo un manto de leyenda y un personaje misterioso y cruel, el Chudovishche...

Puede que la historia nos muestre, bajo el poder de la literatura, el horror del desastre de Chernobil y sus catastróficas consecuencias, pero Lozano sabe hacerlo muy bien, y sabe mostrarlo a un público joven para que sean conscientes de lo que puede llegar a pasar cuando la energía nuclear entra en juego. En este sentido, la historia es muy buena y se encuentra muy bien elaborada.

En cuanto a los personajes, no sé si por decisión del escritor o por la forma en que se suceden los acontecimentos, el hecho es que el protagonista, Nikolai, no se convierte en el favorito del lector. De hecho, hay momentos en los que Motulyak, un periodista de Ucrania, y uno de los secundarios de la historia, adquiere un protagonismo mucho mayor y lleva el peso de la historia sobre sus hombros de una manera más interesante. Puede que el personaje de Nikolai esté, en determinados momentos, cargado de un exceso de melancolía que le da la apariencia de una fragilidad que no cuaja en el lector, pero tenemos en contraprestación  a Motulyak, personaje con mucho carisma, directo y contundente cuya presencia le da a la historia el toque de acción y rapidez necesarios. En cuanto a Ekaterina, el autor la dota de un carácter atrevido, promovido sin duda por su estancia durante siete años en Estados Unidos. Ekaterina es la imagen de las decisiones rápidas, de vivir el presente sin que el pasado marque y perjudique la posibilidad de ser feliz, el atrevimiento a romper barreras y conseguir lo que uno se proponga... buen personaje sin duda alguna, que, junto con Motulyak, son de lo mejor del libro.

En definitiva, libro muy entretenido, con una historia que presenta una gama de diferentes géneros muy bien entrelazados, uso de un lenguaje sencillo, rápido, con descripciones en el momento oportuno, y con un doble ritmo en la narración que permite al escritor jugar con la realidad y la pesadilla, con la verdad y el horror, por lo que tiene al lector completamente enganchado hasta un final más que interesante...

A destacar tanto la portada del libro, que nos ha gustado mucho, como el marcapáginas que incluye (en la presentación hubo un dilema, ¿es una matriouska o una granada de mano?), todo un acierto por parte de la editorial porque es muy original, y atención también al uso del bicolor en el libro, parte escrita en rojo para el diario de la voz desconocida, todo un auténtico acierto.

RESEÑA REALIZADA POR SKADHI