martes, 10 de enero de 2017

RESEÑA: El último verano en Mayfair - Theresa Révay

¡Buenos días!

Ya estamos por aquí con las primeras historias de este año que os queremos hacer llegar desde nuestro Callejón.

Hoy comenzamos con un libro que nos lleva al comienzo del siglo XX, y concretamente, a la campiña aristocrática inglesa, donde nadie es consciente del declive que se acerca sigilosamente a la vieja Europa en los albores del comienzo de la temible y sangrienta Primera Guerra Mundial.

Es hora de vivir "El último verano en Mayfair"...




EL ÚLTIMO VERANO EN MAYFAIR, de THERESA REVAY
VERGARA
Editorial: EDICIONES B, S.A.
Lengua: ESPAÑOL
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788415420262
Año edición: 2012
Plaza de edición: BARCELONA

SINOPSIS

En Londres, a los Rotherfield les apodan los «Admirables». Tienen dinero, poder y prestigio. En el verano de 1911, los Rotherfield han organizado un baile para su hija Victoria, pero la fiesta se complica cuando desaparece su hermana Evangeline. Su hermano mayor, Julian, la encuentra en la cárcel de un barrio obrero, donde está incubándose una revuelta. El menor de los hermanos, Edward, abrumado por las deudas de juego, se embarca en una carrera de aviones en la que debe vencer al francés Pierre du Forestel, un joven tan seductor y fantasioso como él.
Mientras tanto, un inexorable declive amenaza a la aristocracia inglesa y a la vieja nobleza francesa, en los albores de la Primera Guerra Mundial. De las salas de baile de la alta sociedad londinense a los campos de batalla franceses, este es el cautivador retrato de dos grandes familias que en solo diez años ven derrumbarse su mundo. Les tocará a las mujeres, entre las ruinas de sus ilusiones, reinventar uno nuevo.

CRÍTICA

Estas Navidades he podido disponer de un tiempo muy valioso para dedicarlo a uno de mis mayores placeres: la lectura. Libros de temática muy diferente son los que han caído en mis manos y me han permitido viajar a diferentes lugares y ser testigo de historias, a veces duras, a veces divertidas, pero historias que me han hecho descubrir cosas que no conocía en algunas de ellas, y en otras me han permitido ser testigo de acontecimientos impactantes. Sea como fuere, los libros son como mundos esperando a ser descubiertos... no os parece?

Uno de esos libros que han caído en mis manos ha sido "El último verano en Mayfair", donde nos narran la historia de los Rotherfield, una familia noble británica que, en los comienzos del trepidante siglo XX, siguen manteniendo la educación y mentalidad victoriana, esa mentalidad donde la familia lo es todo, donde los trapos sucios se limpian en casa y nada ni nadie puede ver cualquier cosa que pueda vulnerar el buen nombre de la familia.

Así, asistimos a través de sus ojos a la forma en que las clases altas británicas recibieron al nuevo siglo, un nuevo siglo que traería con él una revolución industrial sin precedentes, el resurgir de la clase media, la lucha por los derechos fundamentales del obrero, el derecho a voto para la mujer, etc, etc... algo para lo que los Rotherfield parecen no estar preparados... 

En "El último verano en Mayfair" conoceremos a Julian, Edward, Evangeline y Victoria, los cuatro hijos de los Rotherfield, imagen cada uno de ellos de una forma de ser completamente diferente que a lo largo del libro irá reconvirtiéndose tras vivir situaciones que les cambiarán para siempre. Puede que de todos ellos sean Julian y Evangeline los que más peso tengan en la historia, pero todos, en su conjunto, nos muestran el choque de mentalidad que hubo en Inglaterra con la llegada del cambio industrial, y cómo se vivieron esos primeros años turbulentos que acabaron en el estallido de una Primera Guerra Mundial para la que nadie estaba preparado y donde la vida de miles y miles de hombres fue diezmada en vano...

En Julian, el primogénito, vemos la representación de la mentalidad victoriana más pura, es decir, el mantener el apellido por encima de cualquier cosa. La apariencia, la distinción de clases, el desprecio a quienes no son de su mismo rango, el mantener las distancias con quienes no son iguales... todo ello es Julian, un hombre que vive por y para mantener el honor del apellido de la familia, severo, disciplinado, dispuesto siempre a tapar cualquier cosa que pueda perjudicar la imagen, deseoso siempre de que todo continúe como ha sido durante generaciones, aunque ello incluya el tener que casarse por "conveniencia" y no por amor. Para Julian, el amor está en un segundo plano, un matrimonio bien ensamblado con otra familia es lo que le han enseñado que es lo correcto... hasta que aparece en su vida May Wharton, una mujer que hará tambalear los cimientos de su estricta educación, que hará de él un hombre nuevo... una mujer por la que Julian vivirá al margen de todo lo que ha defendido.

Posiblemente, para mi, lo mejor de toda la novela... la gran historia de amor de Julian y May a lo largo de los años, el esperar por amor, el tolerar el desprecio y la marginación por ello, el bastar una sola caricia para que todo sea perdonado... la imagen viva de que por amor, se hace cualquier cosa....

Junto a Julian, tenemos a Evangeline, el otro gran personaje del libro. Una mujer rebelde para su época, enfrentada a Julian por su forma de actuar, su manera de defender a las mujeres de clase obrera, el participar en manifestaciones sufragistas que exigen el derecho de la mujer al voto... todo ello le llevará a situaciones embarazosas que su hermano Julian tendrá que tapar y ocultar, aunque no consiga con ello que Evangeline deje de actuar así... Pero Evangeline será la viva imagen de la mujer moderna, la mujer que no quiere ser matenida por un hombre, la mujer que lucha, pelea y araña por conseguir hacer realidad sus ideales... una mujer que verá marcada su vida cuando descubra que en la vida no es todo lo que ella pensaba, y pasará, de una situación acomodada, a curar heridos en la campiña francesa durante la cruenta Primera Guerra Mundial... Junto a ella, viviremos otra de las historias de amor que aparecen en el libro, una historia de amor llena de fidelidad, de espera, de esperanza y de luces y sombras cuyo fin será la gran recompensa.

El tercero de los hijos de los Rotherfield es Edward, un personaje lleno de complejos arraizados desde la infancia. Considerado el segundón, y sin la responsabilidad de tener que continuar el apellido de la familia, en Edward nos representan a ese hijo que malgasta su vida en fiestas, apuestas y diversiones a sabiendas de que siempre tendrá un techo, un nombre y una familia a la que acudir... en continuo enfrentamiento con Julian, Edward es el personaje que más evoluciona a lo largo de la historia, pasando de ser un ser frívolo e insoportable, a ser un hombre que, a raíz del comienzo del conflicto bélico, madurará hasta el punto de ser un héroe....

Y por fin, el último integrante de la familia, Victoria, la más pequeña, educada como Julian, pendiente de las fiestas y reuniones de la alta sociedad, preparada para casarse con quien corresponde y llevar una vida como la de su madre. Pero Victoria vivirá en sus carnes grandes tragedias que nadie esperaba: conseguirá sobrevivir al hundimiento del Titanic, sufrirá el dolor de quien enviuda por culpa de la guerra, y verá con sus propios ojos, el dolor infernal de quienes eran heridos en el campo de batalla... un personaje que comienza pasando desapercibido en la historia, pero que luego, con el paso de las páginas, va aumentando su peso e importancia en la trama.

El libro está claramente dividido en dos partes. En la primera parte nos presentan a la familia Rotherfield en su terreno: en su mansión, en las fiestas, en Londres... en la Inglaterra que ellos aman y miman. La segunda parte comienza con el estallido de la Primera Guerra Mundial, donde la autora nos lleva a la primera línea de fuego, Francia, lugar donde fueron la mayoría de los británicos a luchar, y desde donde nos presenta la dureza de ese primer gran conflicto bélico, haciendo una crítica sublime sobre el horror que se vivió en los campos de batalla, donde acudieron miles de británicos sin saber en realidad a lo que se enfrentaban ni cuáles eran los motivos reales de esa confrontación. Nos muestra como en el campo de batalla no había ni ricos ni pobres, y todos sufrieron en sus carnes la fiereza de los alemanes, mucho mejor preparados y con un mayor armamento que los británicos. He aquí donde la escritora nos deja con la boca abierta al comentar la lamentable anécdota de que en Sommers murieron miles de británicos por no tener munición y no poder defenderse de los obuses alemanes... la tristeza y el horror de una guerra, siempre un sinsentido.

Lo mejor del libro, sin dudarlo, la ambientación, muy bien elaborada y trabajada por parte de la autora, mostrando la evolución de las clases altas durante los años de la Guerra. Nos ha gustado mucho los personajes, muy bien estructurados, y presentados, creíbles, reales y empáticos, que te llevan de su mano a vivir con ellos una década sin igual.  Nos ha parecido un acierto las diversas historias de amor, que aligeran el contenido histórico de la novela y tienen al lector enganchado para querer saber cómo acabarán los protagonistas...

La única pega que le hemos encontrado al libro es el hecho de que, en algunos momentos, se hace denso en su lectura por querer la autora definirnos de una manera muy visual cómo fueron los combates en Francia... pero eso no desmerece en ningún momento al libro, y reconocemos que ha sido un libro que nos ha tenido muy entretenidos y con el que hemos aprendido un poco más sobre cómo nació el siglo XX en nuestra vieja Europa, tan poco preparada al cambio industrial que venía y al enfrentamiento de naciones por el poder...

RESEÑA REALIZADA POR SKADHI