martes, 14 de febrero de 2017

Regresa Ian McEwan con "Cáscara de nuez"

Una de las historias que también nos han llamado mucho la atención, es la que esconde el nuevo libro de Ian McEwan, el famoso autor de "Expiación".

McEwan regresa con "Cáscara de nuez", una comedia negra cuya historia nos ha resultado de lo más original que hemos visto en mucho tiempo...

La historia nos lleva al lado de Trudy, una mujer que no nos va a caer bien, ya os lo avisamos, que le es infiel a su marido con el hermano de éste. John es su marido, un pobre hombre depresivo, cuyos sueños nunca llegan a hacerse realidad. El amante, Claude, su hermano, es prácticamente todo lo contrario.

Esta pareja de amantes infieles que, repetimos, no os van a caer bien, deciden que John sobra, así que planean su asesinato para que Trudy se pueda quedar con la herencia... 

Lo que ninguno de los dos imagina es que alguien ha oído sus planes. Ahora es cuando viene lo mejor de la historia, el bebe que está dentro de Trudy lo ha oído todo, y no le gusta la idea... si, habéis leído bien, el feto va a ser quien nos narre los planes de asesinato de su padre, y os aseguramos que la manera de contarlo y toda la historia que se va a montar, os va a dejar boquiabiertos...

Un humor negro muy inteligente, una trama detectivesca de las que enganchan y una historia muy original, es lo que nos espera dentro de la "Cáscara de nuez"...

Muy, muy recomendable su lectura.



CASCARA DE NUEZ, de IAN MCEWAN
Nº de páginas: 224 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: ANAGRAMA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788433979759

SINOPSIS

Trudy mantiene una relación adúltera con Claude, hermano de su marido John. Éste, poeta y editor de poesía, es un soñador depresivo con tendencia a la obesidad cuyo matrimonio se está desintegrando. Claude es más pragmático y trabaja en negocios inmobiliarios. La pareja de amantes concibe un plan: asesinar a John envenenándolo. El motivo: una mansión georgiana valorada en unos ocho millones de libras que, si John muere, heredará Trudy. Pero resulta que hay un testigo de esta maquinación criminal: el feto que Trudy lleva en sus entrañas. Y en una pirueta de triple salto mortal que parece imposible de sostener pero le sale redonda, McEwan convierte al feto en el narrador de la novela, desde la primera página hasta la última. 

Lo que sigue es una mezcla genial de comedia negra, trama detectivesca y astuta reescritura intrauterina de un gran clásico, por cuyas páginas asoman también una joven poetisa amante de John y una bregada inspectora de policía. Pero además de observar desde primera fila los preparativos del asesinato de su padre a manos de su madre, el feto filosofa sobre el mundo y la vida, lanza preguntas incómodas y se lo cuestiona todo, mientras las copas de vino y alguna bebida de más graduación que bebe su madre tienen efectos mareantes sobre él. ...