domingo, 26 de marzo de 2017

RESEÑA: El club de la lucha - Chuck Palahniuk

Hoy os recomendamos uno de esos libros que nos dejaron muy marcados durante su lectura. Nos declaramos autenticos fans de Chuck Palahniuk, y sobre todo, nos declaramos muy seguidores de "El club de la lucha", una de sus obras cumbre, una historia inmensa, un puñetazo directo a la sociedad... Indescriptible, inimitable, indescriptible... Tenéis que leerlo



EL CLUB DE LA LUCHA, de CHUCK PALAHNIUK
MONDADORI      
Nº páginas: 208 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788439721918
Nº Edición:1ª
Año de edición:2010
Plaza edición: BARCELONA

SINOPSIS

La edición definitiva de una de las novelas más provocadoras de los últimos años. Todos los fines de semana, en sótanos y aparcamientos a lo largo y ancho del país, jóvenes oficinistas se quitan los zapatos y las camisas y pelean entre sí hasta la extenuación. Los lunes regresan a sus despachos con los ojos amoratados, algún diente de menos y un sentimiento embriagador de omnipotencia. Estas reuniones clandestinas son parte del plan con el que Tyler Durden, proyeccionista, camarero y oscuro genio anárquico, aspira a vengarse de una sociedad enferma por el consumismo exacerbado. El club de la lucha, una de las novelas contemporáneas más originales y provocadoras, se convirtió, desde su publicación —y la posterior adaptación cinematográfica de David Fincher, en 1999—, en un clásico underground. 

CRÍTICA

“Esto no es un libro. Es un libelo, una calumnia, una difamación. No es un libro, en el sentido ordinario de la palabra. No, es un insulto prolongado, un escupitajo a la cara del arte, una patada en el culo de Dios, al hombre, al destino, al tiempo, al amor, a la belleza” Henry Miller, Trópico de Cáncer.

Más importante que el mensaje de rebelión  y anarquía de “El club de la lucha” es la liberación del héroe sin nombre de la novela. La libertad alcanzada a través de la renuncia a toda esperanza, de la conciencia permanente de la muerte y del dolor como fuego purificador. Sólo cuando alcanza el valor para arrastrase por el lodo logra la diferenciación hacia los demás asumiendo que no sólo no es especial respecto al resto de individuos, tampoco respecto a cualquier otra materia orgánica sobre la faz de la tierra; todo es la misma “mierda danzante y cantante del mundo”. Para el héroe siempre será mejor tragar ceniza que comida prefabricada. Elegirá la autodestrucción antes que sentirse perfecto y realizado. ¿Cómo va a estar tumbado mirando la tele cuando puede estar tumbado en un callejón con las vértebras rotas? En una vida insomne en la que “todo parece la copia de una copia de otra copia” sólo puede sentirse vivo a través del dolor, ya sea el que ve en los enfermos terminales o el que sufre en cada pelea. 

El estilo es inconfundible por repetitivo y sórdido; una maza que hunde las palabras en el cerebro. Es un rechinamiento continuo que busca la incomodidad del lector; como si en lugar de escribir apretando lápiz contra papel lo hiciese frotando las púas de un tenedor contra un plato.

Un vómito de furia y rencor sobre la sociedad, la esperanza y la realización personal. En sus páginas sólo hay lugar para parásitos cerebrales, fracturas, suciedad o nitroglicerina. Queda declarada la autodestrucción como única espada sobre la que arrojarse para alcanzar un ápice de sabiduría. Puro nihilismo: no intentes nada, no esperes nada, no creas en nada. Sólo deslízate. 

Poco hay que decir sobre el tema y el desarrollo de esta novela gracias a la película de culto de David Fincher con Brad Pitt y Edward Norton. Tenemos dos protagonistas que se complementan a la perfección, los dos quieren huir de su rutina y la moral impuesta, cambiar su propio mundo y tal vez algo más. Tyler es más directo, se permite actos que Jack no está preparado para ejecutar. Tiene un plan y está perfectamente organizado para ejecutarlo. Jack por el contrario es la parte inicialmente más tradicional, su vida no le gusta, sufre de insomnio y necesita sentirse querido y a su vez necesitado. Pero como en toda novela de Palahniuk nada es lo que parece, los personajes evolucionan, la trama se complica y el final es uno de los mejores que se han escrito nunca.

En esta ocasión los golpes que arremete el autor contra el lector van desde la crítica a la condición humana pasando por el poder establecido, la sociedad del bienestar y el capitalismo. De nuevo te sientes apaleado porque Palahniuk tiene la habilidad de golpearte con las palabras, otros autores son capaces de contar con bellas palabras lo más siniestro y macabro pero él no se anda con rodeos y golpea directo.        
Muy fácil de leer, la trama y el estilo hacen que el libro se te cosa a las manos.