domingo, 9 de abril de 2017

RESEÑA: La investigación - Stanislaw Lem

Seguimos nuestro repaso por historias que hemos leído y que nos han dejado muy entusiasmados y nos vamos ahora al lado del gran Stanislaw Lem, mundialmente conocido por "Solaris", y uno de los grandes de la ciencia ficción.

Hoy os hablamos de "La investigación" donde viajamos a un Londres neblinoso y nocturno donde, de la noche a la mañana, llegan informes a Scotland Yard sobre cadáveres aparentemente resucitados que empiezan a levantarse y caminar, a vestirse y recorrer largas distancias antes de desaparecer sin más. 

Os avisamos, la historia es muy buena, el autor juega con ella a dos bandas, presentando los hechos de una manera muy objetiva lo que hace que te replantees tus propias hipótesis sobre lo que está pasando... y empieces a dudar y pasarlo mal.




INVESTIGACION, de STANISLAW LEM
IMPEDIMENTA
Nº páginas: 242 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788415130109
Nº Edición:1ª
Año de edición:2011
Plaza edición: MADRID

SINOPSIS

Gregory, un joven teniente de Scotland Yard, recibe el encargo de investigar una serie de extraños sucesos que tienen intrigada a la policía. De diversos puntos de la zona metropolitana de Londres llegan informes sobre cadáveres aparentemente resucitados que empiezan a levantarse y caminar, a vestirse y recorrer largas distancias antes de desaparecer sin dejar rastro. Nadie encuentra una explicación racional para lo sucedido, y lo que comienza siendo una anécdota intrascendente acabará convirtiéndose en una auténtica plaga. ¿Se trata realmente de muertos que vuelven a la vida? ¿Estamos ante un caso de ladrones de cuerpos? Pronto se hará evidente que el principal misterio no radica únicamente en la investigación en sí, sino en los efectos que los sucesos tienen sobre el propio lector.

Stanislaw Lem nos seduce con una intriga policíaca de tintes filosóficos y metafísicos, en un Londres neblinoso y nocturno en que casi ninguna pregunta tiene respuesta. 

CRÍTICA

En primer lugar me resulta difícil catalogar este libro. Tiene claros tintes de la clásica novela policiaca ya que la trama principal trata de acompañar al teniente Gregory durante la investigación de unos extraños sucesos. Según el bagaje del lector puede pasar por ser una novela de ciencia ficción sobre muertos que resucitan, una novela de terror policiaca con un ladrón de cadáveres, una novela sobre la vida de un joven detective en uno de sus primeros casos importantes e incluso en un thriller científico.

Todo esto se debe a que el autor juega a dos bandas, por un lado nos presenta los hechos de una manera muy objetiva y por otro lado, según se avanza en la investigación, el propio lector puede plantearse sus hipótesis a partir de las sensaciones y elucubraciones del protagonista. Protagonista que a veces parece un brillante investigador que solo cree en las pruebas y a ratos una víctima de la paranoia y la conspiración.

Los personajes están bien formados y evolucionan al ritmo de la trama. Esto hace que la historia gire a su alrededor creando bucles y abriendo puertas a nuevas tramas. Algo que personalmente me ha gustado mucho es que al teniente le ocurren ciertas cosas que encajarían perfectamente en un relato de Lovecraft. No es tanto comparación como sensación pero, si en un momento dado, aparecen perros de tindalos o el casero del teniente se pone a invocar a Yog-Sothoth no me hubiera extrañado lo más mínimo. 

Me gustaría destacar que el libro pasa por varias fases. Hay partes, sobre todo al principio, en las que parece que no ocurre nada pero sin embargo te das cuenta de que estas enganchadísimo. En otros capítulos las hipótesis basadas en estadísticas y principios científicos formuladas por el doctor pueden resultar abrumadoras pero leyéndolas con calma resultan muy interesantes.

En resumen diría que es una novela bien escrita y bien llevada, que lo mejor son las sensaciones que provoca en el lector y que cualquier otro final que se me ocurre podría haber arruinado todo el conjunto.

RESEÑA REALIZADA POR LA QUE AULLA EN LA OSCURIDAD