lunes, 17 de julio de 2017

RESEÑA: La cacería - J.M. Peace




LA CACERÍA, de J.M PEACE
Nº de páginas: 352 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: S.A. EDICIONES B
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788466661430

SINOPSIS

Samantha Willis es una oficial de policía de Queensland, Australia, y una mujer convencida de su capacidad de cuidar de sí misma. Al menos hasta que cae en manos de un peligroso psicópata, cuyo juego consistirá en cazarla como a un animal. La detective Janine Postlewaite no conoce a Sammi personalmente, pero los agentes de la ley se cuidan los unos a los otros, y dirigirá la investigación con tenacidad. 

Mientras un asesino da caza a Sammi, Janine deberá reunir las pistas que podrían conducir hasta esta. Todo se convertirá en una carrera contra el reloj, en la que Sammi deberá apelar, para sobrevivir, a su sangre fría y su experiencia como policía, mientras sus colegas intentan descifrar las pruebas antes de que el sádico asesino lleve a cabo su juego mortal. 

CRÍTICA

Comenzamos la reseña siendo claros desde el principio. No es la novela negra del año. No es un super thriller que te tiene sin respirar y cuya trama resulta un reto para el lector. No, "La cacería" no es así... Pero tiene una historia con dos elementos muy positivos: es muy rápida de leer y resulta entretenida.

"La cacería" nos cuenta la desaparición de una joven, Samantha Willis. Sólo se sabe que había ido a casa de una amiga a otra ciudad después de discutir con su pareja. Ambas amigas habían decidido salir de fiesta para desconectar, pero en un momento determinado de la noche, Samantha decide volver a casa de su amiga, mientras ésta se divierte con un par de hombres que había conocido esa misma noche. Ahí, se pierde el rastro de Samantha...

Hasta este momento, la historia tiene algún pequeño fallo de información que se perdona porque ya estás pendiente de lo que acaba que pasar.

Con la desaparición de Samantha, llega el momento de la investigación. Como sería lo normal, la espera para una investigación por desaparición de un adulto suele ser de 48 horas, pero en este caso, la investigación comienza a las seis horas ya que Samantha es policía y sus compañeros saben que Samantha no faltaría a su puesto de trabajo sin explicación alguna. Esta parte resulta interesante ya que en el libro, la prensa critica la rapidez con que la policía se ha puesto a investigar esta desaparición por ser la víctima uno de ellos. Es un punto a favor en la credibilidad del caso que nos están presentando.

En toda investigación por desaparición, las primeras personas investigadas son las personas más cercanas a la víctima. En el caso de Samantha, su novio es el primero de la lista. Habían discutido, había sido una discusión muy fuerte y él no tiene coartada sólida, se había ido a correr y luego había estado solo en casa.

Aquí viene el primer fallo de la historia... El novio es investigado, pero enseguida es descartado aún sin tener coartada, porque es amigo de los compañeros de Samantha y dan por hecho que él no puede ser. Llegan a quitarle de encima a la policía federal porque es amigo suyo... ¡Incluso le invitan a la barbacoa familiar de la policía durante la investigación!
No resulta creíble, no es factible que la policía sea tan parcial y tan poco neutral en un caso de desaparición que involucra además, a una de sus agentes. Esta parte es un pinchazo en la historia porque sabes que, en la vida real, esto no sería así ni sería tan fácil eliminar a un sospechoso porque si.

Quitando este pinchazo, la autora enseguida nos lleva a conocer al verdadero culpable. Cuando no se ha leído ni una tercio del libro, ya sabemos quién es el culpable, ya sabemos cómo lo ha hecho, y ya se nos empieza a contar cuál es la motivación por la que lo ha hecho...

Puede resultar demasiado rápido en una novela negra que cuando no se lleva ni la mitad del libro ya conozcas al verdugo, pero la autora en esta historia no se centra en jugar con el lector para que adivine quién es y tener oculta mientras tanto la identidad. No, la autora se va a centrar en otro aspecto de la historia: la cacería. La tensión existente entre cazador y presa. La carrera contrarreloj para saber si se va a llegar a tiempo para evitar su propósito o no.

En esta historia vamos a conocer a un sociópata fuera de lo común. Un hombre normal, con un trabajo normal y una vida tranquila, salvo por un pequeño y cruel detalle: le gusta cazar mujeres como si fueran animales. Busca a la víctima, la droga, la lleva a un bosque desértico y alejado de la ciudad, y le da un tiempo para que intente esconderse y escapar de él antes de que comience a buscarla para darle caza. Nuestra protagonista, Samantha, no es la primera víctima, ni siquiera la tercera, pero si que va a ser la que más díficil se lo ponga...

La historia en si misma, es muy sencilla y rápida de leer. A su favor, como hemos dicho anteriormente, es la rapidez con la que se pasan las páginas. A su favor también tiene que la historia es sencilla en su estructura y entretenida, cuando uno se quiere dar cuenta, ya ha leído más de la mitad del libro. Y por último, tiene a su favor que hay momentos en que el lector siente agonía viendo los intentos de Samantha por escapar de ser cazada.

Por el contrario, en su contra tiene que la historia está poco desarrollada, que la escritora no ha querido profundizar en la historia del cazador (lo que hubiera dado mucha fuerza a la historia), ni ha querido mostrar el verdadero funcionamiento policial en casos de desaparición y eso hace que en determinados momentos el lector no termine de creerse que lo que está contando pueda ocurrir en la vida real...

Por lo demás, es una novela perfecta para el verano, es sencilla, entretenida y se lee muy rápido, no es necesario tener que prestar especial atención a los personajes que van saliendo porque la historia se centra en dos o tres, y eso facilita el no tener que leerlo de tirón para no olvidar algún aspecto.

RESEÑA REALIZADA POR SKADHI