viernes, 13 de octubre de 2017

El honor y orgullo vikingo nos esperan tras "La sonrisa del lobo"

¡Buenas tardes!

Ya estamos de nuevo en nuestro Callejón de las Historias para hablaros de las nuevas historias que van a salir a lo largo de este mes de octubre.

Hoy nos paramos en la novela histórica para hablaros de "La sonrisa del lobo", de Tim Leach, quien nos lleva a la Islandia del siglo X para conocer el mundo vikingo, lleno de honor, orgullo y sangre. 

Una época de traiciones, saqueos y venganza, donde el más fuerte dominaba en una tierra fría e inhóspita. Hombres y mujeres nacidos para luchar, a quienes la muerte no sólo no asustaba sino que más bien deseaban. Sus creencias en sus dioses, en el Valhalla y sus leyendas, forjaron a un pueblo como no se ha visto otro igual en la Historia, donde sus viajes, conquistas y saqueos han llegado a nuestros días a través de los poetas y cantares...

El 26 de octubre conoceremos a lo vikingos que se esconden tras "La sonrisa del lobo"... ¿estáis preparados?



LA SONRISA DEL LOBO, de TIM LEACH
Nº de páginas: 352 págs.
Encuadernación: Tapa dura
Editorial: GRIJALBO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788425355745

SINOPSIS

Tengo una buena historia que contarte. De duelos y traiciones; de exilio y venganza.
Ninguna otra historia importa, si esta se olvida.
Una novela de vikingos con la épica y el poder de las historias contadas junto a una hoguera.
En un mundo de hielo y nieve, el único código que reina es el del honor y la amistad.
Todo empezó una noche de invierno, cuenta el poeta Kirián Sin Tierra. Él y su amigo Gunnar, un granjero con un poco de tierra y un pasado, salieron a acabar con el fantasma que, algunos decían, merodeaba en una granja vecina y acosaba a quienes se acercaban hasta ella. Sin embargo, era un engaño y mataron a un hombre.
En la Islandia del siglo X hay delitos que solo pueden lavarse con plata o con sangre.
La sonrisa del lobo nos transporta, con la fuerza evocadora y la épica de un relato contado junto a una hoguera, a una tierra dura de inviernos sin días y veranos sin noches. A una tierra de antiguos guerreros vikingos que vararon sus barcos pero todavía dispuestos a empuñar la espada, y de poetas que cambian historias por comida y canciones por un techo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario