sábado, 2 de diciembre de 2017

Recomendación especial Navidad: El ruletista - Mircea Cartarescu

La segunda recomendación navideña que os hacemos hoy dentro de la narrativa extranjera, nos lleva al lado de una de nuestras editoriales favoritas, IMPEDIMENTA, quién hace unos años publicó "El ruletista", de Mircea Cartarescu, un libro que para nosotros sigue siendo indispensable en la librería de todo buen lector.

¿POR QUÉ?

POR LA INTENSIDAD DE LA HISTORIA.

POR EL PERSONAJE PROTAGONISTA, EL ESCRITOR, QUIEN SE NIEGA A MORIR EN EL OLVIDO, SIN QUE NADIE EN EL FUTURO RECUERDE NI SU NOMBRE NI SU OBRA.

POR SU EXCEPCIONAL LENGUAJE Y ESTILO NARRATIVO.

PORQUE LA HISTORIA DEJA SIN PALABRAS AL LECTOR.

DE LO MEJOR QUE HEMOS LEÍDO EN AÑOS.

Os dejamos más abajo la reseña completa del libro.

¿Lo habéis leído?, ¿Qué os ha parecido?





EL RULETISTA, de MIRCEA CARTARESCU
IMPEDIMENTA
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788415130048
Nº Edición:1ª
Año de edición:2010
Plaza edición: MADRID

SINOPSIS

Prohibido durante años en Rumanía por lo explícito de su argumento, El Ruletista constituye uno de los más brillantes hitos narrativos de la reciente literatura europea. Esta pieza, tan breve como intensa, narra la improbable historia de un hombre al que nunca le ha sonreído la suerte, un desarraigado que sorprendentemente hace fortuna participando en letales sesiones de ruleta rusa. Multitudes enfervorecidas, presas del morbo, guardan cola para participar en las ceremonias de muerte y redención en que se convierten sus apariciones, y que dan paso a la histeria colectiva. Un escritor moribundo que conoció al Ruletista en su juventud intenta explicar cómo ese hombre insulso termina convirtiéndose en alguien inmortal y aparentemente inexpugnable, cuando en realidad en él solo anida el más desesperado espíritu de la autodestrucción. 

CRÍTICA

Desgarrador relato el que nos ofrece Mircea Cartarescu en "El ruletista". A través del personaje de un escritor caído en desgracia, que en sus últimos días de vida decide aferrarse a la inmortalidad de su nombre a través de un último relato, donde narrará la historia de un hombre al que conoció en su juventud en unas sesiones de ruleta rusa. A través de dicha historia, nos van mostrando de una manera descarnada y cruel, los motivos que impulsaban al ruletista a jugar con la suerte y enfrentarse a la muerte cada noche. Si bien desde un principio nos parece que el hecho de ser famoso y adinerado es su única motivación, con el paso de las páginas, nos damos cuenta que en realidad el ruletista sólo busca enfrentarse a una suerte que en su infancia nunca tuvo, sino que busca demostrar que puede vencer a la mala suerte que le persiguió durante años, a esa mala suerte que le hizo infeliz y que le ha marcado para los restos. Con el personaje del ruletista, Cartarescu nos muestra la decadencia y miseria del ser humano, la falta de felicidad y sus consecuencias, la lucha por querer ser digno antes de que la muerte nos llame a la puerta y pasemos por esta vida siendo simplemente, uno más.

Con el personaje del escritor, Cartarescu nos muestra otra faceta del ser humano, la de la persona que lo tuvo todo y lo perdió, y que en sus últimos años de vida añora volver a tener ese status. Nos muestra a esa persona que se niega a morir en el olvido, simplemente por el miedo que siente a no ser reconocido y terminar olvidado por siempre, sin que nadie en el futuro recuerde ni su obra ni su nombre.

Si bien el relato que nos muestra este autor es breve, posee una profunda intensidad que te lleva a devorarlo en cuestión de muy poco tiempo. El escritor nos deleita con unas descripciones sublimes sobre las clases altas rumanas de la época, una sociedad que busca en los subterraneos y barrios bajos a través de timbas de ruletas rusas, una adrenalina y excitación que no tiene en su vida normal y que necesitan para poder seguir existiendo, aunque sea a costa de ver morir a un ser humano, que vende su alma por pocas monedas.

Sublime, la condición humana mostrada en su dureza y debilidad...

RESEÑA REALIZADA POR SKADHI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario