sábado, 26 de mayo de 2018

¿Cuál es la verdadera historia de "La desaparición de Josef Mengele"?

¡Buenos días!

Ya estamos de nuevo en nuestro Callejón de las Historias para hablaros de más novedades editoriales que han estado saliendo durante este mes de mayo, uno de los meses más importantes para las editoriales por la celebración de varias Ferias del Libro.

La primera novedad de la que vamos a hablar hoy nos lleva al lado de Olivier Guez, ganador del Premio Renaudot, quien el pasado 10 de mayo publicaba "La desaparición de Josef Mengele", un libro cuya historia no dejará indiferente a nadie.

En "La desaparición de Josef Mengele", su autor nos lleva a investigar la huida y la vida en la oscuridad de Josef Mengele, uno de los peores monstruos del régimen nazi.

En 1949, Mengele llegó de manera clandestina a Argentina, donde bajo nombres falsos estuvo viviendo hasta su muerte en 1979. Mengele, llamado el Ángel de la muerte, fue médico en Auschwitz, donde cometió atrocidades por las que nunca fue detenido ni juzgado, a pesar de que ser buscado por el Mosad y Simon Wisenthal. 

Mengele fue un hombre soberbio, prepotente y vanidoso, orgulloso de haberse sacrificado por Alemania. Un hombre protegido durante sus años de clandestinidad por gente tan poderosa como Perón o Stroessner... un hombre que nunca pagó por sus terribles crímenes.



LA DESAPARICIÓN DE JOSEF MENGELE, de OLIVIER GUEZ 
Nº de páginas: 256 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: TUSQUETS EDITORES
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788490665374

SINOPSIS

PREMIO RENAUDOT

La novela que investiga la larga huida y la vida en la clandestinidad de uno de los responsables más atroces del Holocausto.

Desde 1949, año en que llegó clandestinamente a Argentina, y hasta su muerte en 1979, Josef Mengele, bajo otros nombres (pero por un tiempo con el suyo), se escondió, o vivió «discretamente», en Argentina, Paraguay y Brasil. Sostenido económica y moralmente por su familia desde Alemania o por oportunos «protectores» filonazis, y protegido por Perón y Stroessner (entre otros), el médico que en Auschwitz cometió atrocidades sin número nunca fue detenido ni juzgado, a pesar de que lo buscaban el Mosad y Simon Wisenthal. Soberbio, vanidoso y convencido hasta el final de haberse sacrificado por Alemania y la humanidad, el llamado Ángel de la Muerte trató de llevar una vida corriente (casarse, tener hijos, trabajar), e incluso regresó en dos ocasiones a Europa, hasta que se convirtió en un claustrofóbico prisionero de sus propias esperanzas.
El relato frío, preciso y esclarecedor de sus pasos hasta el fin de sus días, y de todas las complicidades personales y políticas que explican por qué nunca pagó por sus crímenes, dibuja un retrato muy difícil de olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario