jueves, 31 de octubre de 2019

Conoce a... George A. Romero

Durante esta semana especial dedicada al terror, no podíamos olvidar a nuestros amados zombies, y sobretodo, a uno de los grandes artífices del género zombie en cines... Estamos hablando de George A. Romero.

George A. Romero está considerado el gran maestro del terror zombie en la gran pantalla. Sus películas están consideradas de culto y alguna de ellas se encuentra en la lista de las 25 mejores películas de terror de la historia. Ha sido precisamente Romero el creador de la imagen de zombie que tenemos hoy en día, un no muerto decrepito y putrefacto, violento y canibal... o lo que es lo mismo, a él le debemos muchas noches de insomnio.

George A. Romero entró en el cine de terror a finales de los años sesenta, cuando decidió junto a John Russo, Russell Streiner, Karl Hardman y Marilyn Eastman, fundar la productora Image Ten Productions. Con esta productora fue con la que crearon la inquietante película "La noche de los muertos vivientes", una de las primeras películas de terror zombie de la historia, rodada en blanco y negro para dar más impacto a su historia, donde Romero nos contaba cómo los muertos vuelven a la vida, siendo sus principales características la violencia y el canibalismo. "La noche de los muertos vivientes" está considerada una de las mejores 25 películas de terror de toda la historia... y no les falta razón.

Hemos decidido desgranar y comentar cada una de las cuatro películas que Romero ha hecho de temática zombie por separado. Todas ellas están consideradas los verdaderos pilares del cine de terror zombie de hoy en día, cuna de ideas para muchos escritores de terror que han publicado novelas sobre zombies, y objeto de culto para muchos aficionados al terror.

Pero todo comenzó en el año 1968... llegaba el origen del terror zombie. Romero presentaba "La noche de los muertos vivientes".

Todo comienza una noche, cuando dos hermanos, Johnny y Bárbara, están discutiendo mientras acuden al cementerio para colocar una guirnalda en el sepulcro de su padre. Un hombre pálido y extraño se encamina hacia los dos, atacando a Johnny. Bárbara corre alejándose aterrorizada y consigue llegar a una casa abandonada donde se encuentra con un cadáver en las escaleras.

Poco después entrará en escena Ben, un joven afroamericano que llega huyendo de varios zombies que le perseguían. Es en la casa, cuando ambos personajes oyen la radio donde se está explicando que por una extraña razón los muertos están volviendo a la vida (al parecer como consecuencia de un satélite que estaba realizando labores de investigación en Venus) y buscan víctimas humanas para alimentarse. Lo único que se sabe es que sólo se puede acabar con ellos pegándoles un tiro directo o un golpe fuerte en la cabeza.

La sorpresa de Ben y Bárbara aumenta cuando descubren en el sótano de la casa a una pequeña familia (Harry Cooper, Helen Cooper, y su hija, quien ha sido mordida), y a una joven pareja, Tom y Judy, todos ocultos desde que ha comenzado el ataque zombie.

Todos juntos intentan planear una huída del lugar, pero comienzan las disputas entre ellos, mientras la horda zombie se va acercando peligrosamente... Así, el grupo empieza a disgregarse, y los primeros en salir de la casa son Tom y Judy, quienes no consiguen sobrevivir a la explosión del camión con el que intentan huir.

Pero el plato fuerte de la película, el que más impactaba, estaba por llegar... la hija de Harry se convertía en uno de los muertos vivientes, sin que nadie de la casa se diera cuenta a tiempo. Así, Harry era comido parcialmente por su hija, lo que supuso una de las escenas más escalofriantes e impactantes del cine de terror. No contento con eso, Romero iba a presentarnos la caída uno a uno del resto de los personajes. La madre de la niña, Helen, también moría a manos de su pequeña hija de una manera brutal...

La película se dirigía entonces hacia un final de infarto, donde volvía a aparecer Johnny, el hermano de Bárbara, convertido en zombie y que dirigía a una horda directamente hacia la casa, consiguiendo capturar a su hermana y arrastrarla hacia el grupo de zombis sedientos de sangre.

Quedaba así para el final el personaje de Ben, quien terminaba encerrándose en el fondo del sótano para esconderse de los zombies, junto a los cadáveres de la familia Cooper, a quienes terminaba matando. 

Cuando parecía que todo iba a finalizar en la película, y después de ver al último personaje, Ben, pasar toda la noche luchando contra los zombies, Romero nos tenía preparada la gran sorpresa... Un final completamente inesperado, impactante y que dejaba al espectador sin respiración... sin duda la gran sorpresa del final de la película. Si durante toda su duración ya lo habíamos pasado muy mal con los zombies, y habíamos gritado, sufrido, sudado y estremecido con lo que estaba pasando, Romero dejaba la guinda para el final y conseguir así que el impacto fuera mucho mayor.

No vamos a contar el final de la película porque la chafaríamos y sería una ofensa para Romero, tan sólo deciros una cosa, los zombies no están en la traca final...  

George A. Romero, tras el gran éxito conseguido con la película, y habiendo entrado de lleno en el cine de terror como uno de los mejores, estuvo los años siguientes haciendo películas donde los zombies ya no estaban entre sus protagonistas. De esa época, que fueron unos diez años, cabe destacar "The crazies", una película de 1973 donde Romero nos mostraba cómo un arma biológica cambiaba el comportamiento de los seres humanos, quienes se volvían extremadamente violentos. Una película bastante imitada en su temática, destacando "El incidente" como una de las películas que más se le asemejan en el contenido.

Pero Romero es sinónimo de zombies, y viceversa, y así, en 1978, Romero regresa al género de los muertos vivientes con la cinta "El amanecer de los muertos", la gran película del género zombie de todos los tiempos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario