lunes, 1 de mayo de 2017

RESEÑA: La hija de Robert Poste - Stella Gibbons

Y para terminar por hoy, nos vamos a la Inglaterra de principios del siglo XX para conocer la historia de "La hija de Robert Poste". No es una novela al uso, estamos ante una novela de humor británica que critica, con parodia y sarcasmo, a la sociedad de la época y a esas novelas en las que se reflejaba a la sociedad victoriana como pura y perfecta, atacando mediante situaciones absurdas delirantes a las tradiciones y costumbres sociales victorianas.

No os lo podéis perder...




LA HIJA DE ROBERT POSTE, de STELLA GIBBONS
Nº de páginas: 357 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: IMPEDIMENTA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788493760137

SINOPSIS

Ganadora del Prix Femina-Vie Hereuse en 1933, y mítico long-seller, La hija de Robert Poste está considerada la novela cómica más perfecta de la literatura inglesa del XX. Brutalmente divertida, dotada de un ingenio irreverente, narra la historia de Flora Poste, una joven que, tras haber recibido una educación «cara, deportiva y larga», se queda huérfana y acaba siendo acogida por sus parientes, los rústicos y asilvestrados Starkadder, en la bucólica granja de Cold Comfort Farm, en plena Inglaterra profunda. Una vez allí, Flora tendrá ocasión de intimar con toda una galería de extraños y taciturnos personajes: Amos, llamado por Dios; Seth, dominado por el despertar de su prominente sexualidad; Meriam, la chica que se queda preñada cada año «cuando florece la parravirgen»; o la tía Ada Doom, la solitaria matriarca, ya entrada en años, que en una ocasión «vio algo sucio en la leñera». Flora, entonces, decide poner orden en la vida de Cold Comfort Farm, y allí empezará su desgracia.

CRÍTICA.

Antes de empezar la crítica a este libro, tengo que decir que es muy complicado que yo lea libros del estilo de “La hija de Robert Poste”, ya que me muevo mucho mejor entre novelas de suspense, misterio o históricas. Cogí este libro porque algunos compañeros míos del trabajo me decían que se trataba de una novela especial. 

Con reticencias lo abrí esperando ver un clásico británico al estilo de Jane Austen o las hermanas Brönte, y sorprendida me quedé, gratamente sorprendida. Informo antes de nada, que personas que no conocen bien la cultura y sociedad británica puede que no capten los toques y referencias que la escritora hace a escritores e intelectuales de la época. No es una novela al uso, ya que en realidad estamos ante una novela de humor británica que critica, con un humor que hila la parodia y el sarcasmo de una manera maravillosa, a la sociedad de la época, y a esas novelas en las que se reflejaba a la sociedad victoriana como pura y perfecta, atacando mediante situaciones absurdas y a ratos delirantes, ciertas tradiciones y costumbres sociales victorianas. 

Hay que destacar por encima de todo, el juego que realiza la autora con el lenguaje, dando gran importancia al significado de los nombres de personas, animales o cosas que aparecen durante la novela, considero que es un toque de atención que nos da a los lectores para indicarnos de antemano lo que nos espera de cada uno de ellos. La protagonista, Flora, no sabe qué hacer con su vida, pero necesita organizarle la vida a los demás. Es una persona acostumbrada al orden y no soporta el caos. Cuando se va a vivir con unos parientes del campo, parece trasladarse a otro mundo completamente desconocido para ella. Aterriza en una  granja donde reina un ambiente a medias absurdo, a medias irracional, donde la familia Starkadder vive bajo la poderosa influencia de la tía Ada, que desde su encierro voluntario en su habitación les amarga la vida, con la excusa de su “locura”.

Gran parte de la obra se desarrolla en esta granja, y es a través de ellos con quien la escritora, analiza una sociedad decadente y ruinosa, y Flora es el personaje que utiliza para demostrarnos cómo eran los británicos de esa época. No me cansaré de decir que el libro está plagado de conversaciones deliciosas, con unos toques sublimes que no dejan indiferente a nadie, algunos de los personajes secundarios son, sencillamente, espectaculares. Se trata de un libro al que hay que prestarle atención porque nos encontramos ante una joya literaria muy difícil de encontrar y que es necesario leer para redescubrir la buena literatura al uso.

Ojo al personaje de la tía Ada, impresionante… hay que leerlo!!!!

RESEÑA REALIZADA POR SKADHI.